Debate virtual aborda el rol de la juventud y la realización de una educación de calidad en la Agenda de Desarrollo hasta el 2030

Durante la charla, que se transmitió en vivo, Camilla Croso, coordinadora general de la CLADE y presidenta de la Campaña Mundial por la Educación (CME), destacó la importancia de la participación de la juventud en el debate y diseño de las políticas educativas, así como para el aterrizaje de la nueva agenda de desarrollo a nivel regional y nacional

El 28 de octubre, la organización Juventud con Voz y el Comité Interagencial de Juventud de Naciones Unidas realizaron el debate virtual “Educación de calidad y Agenda 2030”, con la participación de Camilla Croso, coordinadora general de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE) y presidenta de la Campaña Mundial por la Educación (CME), y Vernor Muñoz, asesor global de Educación de Plan Internacional y ex relator de las Naciones Unidas sobre el derecho a la educación, con la moderación de Victoria Valenzuela, de UNESCO.

Durante la charla, que se transmitió en vivo, Camilla Croso destacó la importancia de la participación de la juventud en el debate y diseño de las políticas educativas, tanto en lo que toca al aterrizaje de la agenda mundial de desarrollo sostenible hasta el 2030 en América Latina y el Caribe, como respecto a la definición e implementación de las leyes, políticas y planes de gobierno sobre el derecho a la educación en los niveles nacionales.

Asimismo, celebró que los Estados hayan asumido un rol de liderazgo en el debate internacional sobre los nuevos objetivos de desarrollo, y enfatizó la participación de la sociedad civil en este proceso, en especial la labor de incidencia de la CME y la CLADE por el fortalecimiento de los sistemas públicos de educación y los Estados como garantes de derechos. “Las fuerzas del sector privado siempre estuvieron presentes, especialmente en el campo educativo. Por ejemplo, nos preocupa el apoyo de la cooperación de países como Inglaterra a la implantación de escuelas privadas de bajo costo en países de pocos recursos. Hacemos un llamado por el fortalecimiento de los sistemas públicos”, dice Croso.

Por otro lado, destacó como un logro el hecho de que el Marco de Acción para la Educación hasta el 2030 que se aprobará en el Congreso Internacional de la UNESCO en noviembre, en París, determine 12 años de educación primaria y secundaria obligatorias, gratuitas y financiadas con recursos públicos. “Esta es una gran victoria, que resultó de mucha lucha de la sociedad civil”, añade.

En su intervención, Vernor Muñoz subrayó cuatro maneras en que la juventud puede y debe contribuir a la realización de una educación de calidad en el contexto de la nueva agenda de desarrollo. Son ellas: la responsabilidad de cada persona con la realización de su propio derecho a la educación y el provecho de las oportunidades educativas; la exigibilidad del derecho a la educación ante los Estados; la discusión sobre la pertinencia educativa; y el potencial que tiene la juventud de activismo y difusión de las banderas de lucha de las personas marginadas, contribuyendo como sujetos de derechos a la construcción de soluciones y respuestas a los desafíos que se presentan.

“La posibilidad de exigir individual y colectivamente el cumplimiento de las obligaciones estatales es algo fundamental para la realización del derecho humano a la educación (…) La participación de la juventud es fundamental en el debate sobre todos los temas que tienen que ver con la pertinencia educativa y sobre cómo la educación responde a las necesidades concretas de la juventud”, afirma Muñoz.

Mira a continuación el video con la grabación del debate virtual